<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             
Blogalia
Blogalia
Inicio > Historias > Diccionario de los sentimientos
Diccionario de los sentimientos 2003-07-02

Dice el filósofo José Antonio Marina, que está cambiando nuestro concepto de inteligencia, pero tengo la impresión de que al mismo tiempo parece que no estuviera bien visto mostrar determinados sentimientos, la tristeza, por ejemplo.

...En el momento que introducimos dentro de la inteligencia a los sentimientos, nos damos cuenta de que una de las creaciones culturales es la creación de sentimientos. La cultura ha creado formas distintas de sentir, dentro de esa especie de posibilidades universales cada cultura las ha modulado de una manera, las ha dado más o menos importancia, las ha considerado con más o menos miedo. Por ejemplo, hay culturas que temen mucho la expresión de sentimientos. Cuando psiquiatras europeos van a China se encuentran con que no saben muy bien cómo actuar allí porque les es muy difícil conseguir que los chinos den importancia a su análisis de los sentimientos. Los hindúes que proceden de la tradición budista no conocen la depresión, porque la depresión está fundada en una frustración de lo esperado. En una cultura que dice que el mundo es dolor, no tiene cabida ese sentimiento, no se deprimen.

Es posible que algunos de esos conceptos, como la "nostalgia", sea un sentimiento que ha existido siempre y que la palabra sólo aparece cuando tiene demasiada importancia o hay un interés en nombrarla. El que no exista una palabra no significa que no exista el sentimiento. Por ejemplo, en inglés y en alemán existe la palabra que define el sentir alegría por la tristeza ajena, en España ese sentimiento existe, pero no hay una palabra que lo nombre. En cambio, hay un sentimiento que sólo tenemos los españoles, que es lo que en otros sitios llaman la "vergüenza española", que está definido como tal y que es sentir vergüenza cuando otro está haciendo el ridículo. Eso parece que sólo lo sentimos los españoles, que hemos acuñado el término [sentir] "vergüenza ajena". En cualquier caso, la relación del lenguaje y el conocimiento es curiosa, las cosas existen aunque no estén nombradas, pero las manejamos muy mal si no están nombradas.

También se dice que en castellano la aceptación de una verdad tiene un carácter de fracaso, ya que decimos "rendirse a la evidencia"

Puede ser por dos cosas: que hay una resistencia a dar el brazo a torcer, a tener que dar la razón, pero también hay una desconfianza frente a la verdad. Por ejemplo, el "desengaño" es un sentimiento triste y malo, cuando en realidad tenía que ser bueno porque es 'salir del engaño', pero es que se suponía que el engaño era un estado mejor que el desengaño; la "desilusión", lo mismo: la ilusión era la falsedad, quien se desilusionaba salía de la falsedad y estaba en la realidad, pero no le gustaba. En el lenguaje hay una actitud de desconfianza, cierto desdén hacia la realidad; "desencanto" es salir de un encantamiento...

| leer más |


Enviado por pipodols a las 18:09 | 1 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pipodols.blogalia.com//trackbacks/9433

Comentarios

1
De: Vendell Fecha: 2003-07-02 19:06

Caramba, qué interesante. Un motivo más para seguir aprendiendo idiomas.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.82.56.95 (f427478dc3)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?