<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             
Blogalia
Blogalia
Inicio > Historias > Concha Queasco
Concha Queasco 2002-11-05


Ya era la chica ye-yé cuando exteriorizaba al hortera que lleva dentro la raza. Ahora parece una momia embalsamada. Señorona de buenas formas que destripa marujas y agita terrores ancestrales del pueblo. Un pueblo siempre peligroso y cada día más contaminado por la caja tonta. Su programa se llama muy justamente Tiempo al tiempo, y en cualquier sociedad civilizada lo considerarían casquería putrefacta del sentimiento. Sólo le faltan las moscas.

Niños deformados a golpes, mujeres quebradas con el alma podrida, denuncias agónicas; dolor barroco hasta lo indescriptible con el fondo anestesiante de los aplausos de una clac de conejos a pilas de larga duración a los que llaman ciudadanos.

Esto es terrorismo televisivo, atolondramiento en ondas. ¿Cómo se justifica semejante mal gusto? ¿Qué extraña alquimia puede hacer de lo hortera dolor y del dolor espectáculo? Pues simplemente el morbo camuflado de denuncia y sentimentalismo.

El sentimentalismo es un material radiactivo y habría que enterrarlo como si de un residuo tóxico se tratara, en el fondo de una sima ignota. Detrás del sentimentalismo se esconde siempre una morcilla o una revolución nacionalista. ¿Por qué no dicen nada los ecologistas de este programa? La especie humana está siendo envenenada encima del diván. Y nosotros sin enterarnos.

Esa feroz competencia televisiva hace que el mundo se degrade día a día. ¿A dónde nos llevan? ¿Alguien conduce este autobús de subnormales o es el piloto automático de la técnica?

Dicen los imanes del norte de África que no soportan las imágenes que reciben desde España en sus televisores. Hablan de pornografía, se escandalizan como bellacos. Al parecer les hieren las mujeres desnudas… Son una panda de retorcidos y reprimidos con la picha invertida que cuando pasan por el Melía Castilla se dejan la paga en Dick con coca-cola y teleporno. Viva Houellebecq. Lo que hiere de verdad, pequeños funcionarios del espíritu, es la pornografía de sentimientos teñida de tremendismo y buenos deseos. La última pesadilla de la Velasco hiere y hiede.

La pornografía del alma es una industria que viene a socializar la miseria y a producir royalties a los imagólogos que construyen esta ilustre y honorable sociedad en la que nos quieren hacer vivir. La denuncia de "estas cosas" no ejemplariza absolutamente nada.

Cuando aquella ávida de ondas llamada Nieves Herrero mostraba las cabecitas de las pobres chicas de Alcàsser, empezaba su meteórica carrera hacia la santidad. Estas señoras tan beatas son duras como la roca y muy capaces de pasar la noche en el pudridero


generacionXXI

Enviado por pipodols a las 14:20 | 4 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pipodols.blogalia.com//trackbacks/3206

Comentarios

1
De: Daurmith Fecha: 2002-11-05 16:35

O sea, um... Me parece percibir una leve antipatía al respecto, no sé si me equivoco... Vaya, como que tengo la leve impresión de que no te van mucho estas cosas... Es sólo un pálpito que me da, corrígeme si me equivoco... ;-))))

Bueno, yo no veo el programa, pero es que ni aunque pudiera lo vería. Menos mal que hay libros, ¿eh?



2
De: Anónimo Fecha: 2002-11-05 16:57

Este tipo de TV es perfecto: fomenta la lectura.



3
De: Anónimo Fecha: 2002-11-05 20:34

gran hermano, operación triunfo, las noticias de antena 3, el futbol, los anuncios de coches, los anuncios de señoras y detergentes, la cirujia de Sarita, los velos de Salomé...apagar la tele, por muy bonita que sea.



4
De: vero Fecha: 2007-07-06 03:58

todos somos iguales



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.90.159.192 (7790aa9bd2)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?