<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             
Blogalia
Blogalia
Inicio > Historias >

Arrebato, de Iván Zulueta

Arrebato, de Iván Zulueta

2002-09-30



Se ha vuelto a reponer la única película de culto del cine español, si no la viste hace 23 años ahora es el momento. Cine Verdi, Barcelona

Protagonizada por unos jóvenes Eusebio Poncela y Cecilia Roth. Un director de cine, en crisis personal y creativa, recibe un paquete que contiene una película y una cinta con la voz de un conocido a quien hace tiempo que no ve.

En realidad, se trata de un chico a quien sólo ha visto dos veces aunque las dos veces le impresionó. Un chico obsesionado con el cine, mejor dicho con la creación. La esencia de lo creativo, o como él lo llama "la pausa"(un impresionante Will More, del que no se ha vuelto a saber nada, como su personaje).

La primera vez preguntó al director qué sabía sobre la pausa y ante la expresión interrogativa del otro y enseñándole un álbum de cromos le explicó que se refería al instante eterno en que uno se arrebata, desaparece... A esos momentos, frecuentes en la infancia, en que mirando un cromo puede pasar una mañana entera, la eternidad, porque uno está arrebatado. Y añadió cerrando el álbum: "Bueno, pues nada de recuerditos. Aquí y ahora".

Este es el origen y la meta de esta insólita película que fascina bordeando lo hipnótico: la esencia de lo creativo. Porque cuando se crea se desaparece y el mundo que está siendo invocado se materializa. No sólo es una reflexión, pues sólo con la mente no se crea, sino pasión. Pues sólo de la pasión surge el arrebato, la inspiración.

Hay un paralelismo con la posesión, con el arrebato artificial provocado por las drogas y aquí viene al pelo una frase de Artaud: "El cine tiene, sobre todo, la virtud de un veneno directo, una inyección subcutánea de morfina. Por todo esto, el objeto del film no puede ser inferior a su poder de acción, y debe participar de lo maravilloso". Y como con las drogas, presentes en la película, en el arte se sustituye una realidad por otra, sólo que en el arte esa realidad es una verdad mucho más profunda. Como decía Orson Welles: "El arte es una mentira que sirve para contar la verdad".

Y hay una cámara rebelde que se pone en marcha cuando quiere, perfecto paralelismo con la inspiración. Y esa cámara interactúa también con lo que filma, que aparte de ser algo vivo (cada vez más fotogramas en rojo en la película que recibe en el paquete) es algo que adquiere vida propia que empieza a relacionarse con su creador. Como en "Remando al viento" de Gonzalo Suárez donde la criatura creada-invocada (Frankenstein) no sólo se relaciona con su creador dentro de la propia obra (allí una novela) sino fuera de ella, en la vida del artista. La nueva realidad se materializa primero en el interior del artista y luego en el exterior. Trance, el otro lado del espejo...

La condición del artista es semejante a la del místico, ambos son profundamente espirituales (que no religiosos, pues la religión institucionalizada es opuesta a lo espiritual). Y crear no es tener ni pensar en algo, es ser. Y sólo se es desapareciendo, dejándose hacer. Crear es dejar materializarse al mundo que quiere surgir y ese mágico proceso es lo que lo convierte en algo excepcional, independientemente de su tema, incluso cuando éste es en apariencia cotidiano, porque crear es una viaje transdimensional.

Eso es lo que diferencia al arte de cualquier otra obra (aunque se llame artística) que sólo sea una expresión mental (un ensayo, un artículo periodístico...). Muchos confunden los términos porque no entienden la diferencia y no la entienden porque hace mucho tiempo que algo les arrebató.

La obra artística tiene ese efecto: arrebata a sus receptores igual que a su creador, pero no en todos provoca esa reacción, se tiene que haber conservado esa cualidad infantil del arrebato, de la pausa y no todos la conservan.

Película inolvidable. El arte es cosa de viajeros, no de turistas.

Tesa Duncan

Enviado por pipodols a las 10:56 | 0 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://pipodols.blogalia.com//trackbacks/2741

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.163.210.170 (f1b1af664d)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?